subir

20 Nov 2018

La única manera de cambiarlo todo, es saliendo de la rutina… conoce la historia de Pablo Albuerne

Por:




Soy un personaje peculiar. Me cuesta poco meterme en líos, y no entiendo la vida sin metas. Me visto como quiero, hablo como quiero, cocino a mi manera y soy todo lo feliz que puedo. En resumen, soy todo un Offroader.

He dado la vuelta al mundo dos veces, navegado por océanos y mares, recorrido los paisajes más bonitos a bordo de mi Subaru. He cocinado en mil y un lugares increíbles – por lo bonito, por lo sorprendente, por lo mágico…- y he compartido cocina, mantel y enseñanzas con un montón de  personajes anónimos,  “animalitos gastronómicos” con manos y pies, gente sin notoriedad, algunos si me apuras, sin nombre, que se distinguen del resto de seres por ser capaces de pasar desapercibidos mientras hacen auténticas maravillas o nos dan lecciones magistrales a coste cero, esos grandes de la “comida” y de todo lo que la rodea…

Me acuerdo de la señora que vende tamales en una placita en Taxco, doña Luz y su “pozole”, aquel vendedor de ajos gigantes que me encontré en medio de la nada en una carretera en Perú, la pescadera de Puerto Mont (Chile) con sus meros descomunales y su sonrisa de kilómetros, el viejito de Tahití que secaba vainilla como el que cuida a un bebe. Tyron y su interminable lista de rincones donde comer pollo frito en Barbados, las vendedoras del mercado de Vero Peso.

Qué decir de mi abuela, esa gran señora con su cocina de carbón, mi abuelo y sus gallinas, los cientos de ayudantes de cocina y friegaplatos que me han “sacado las castañas del fuego” tantas veces. Mina y su cus-cus, Giani  y su escabeche de hongos cogidos a hurtadillas en los jardines de ricachones en Cariló (Argentina) – que muchos ni sabían ni lo que era una seta-, Ferrán el carnicero, el pescador de tortugas de Trinidad que se fabricaba sus cuchillos con cualquier cosa -todavía lo conservo con un filo endemoniado-

… Y así podría pasarme horas y horas, y seguro que me olvidaría de alguno.

He hecho mil cosas como cocinero, he tomado muchas decisiones valientes en vida, y si hay algo que tengo pendiente, algo que realmente me gustaría hacer es dar ese reconocimiento a todos estos personajes como los verdaderos grandes de la comida. Sin duda alguna, sin ellos no habría ni estrellas ,Michelín, ni chefs estrella, ni cocina molecular.

Es gracias a ellos que mi pasión por esta profesión ha seguido y sigue creciendo y es por ellos, por esa virtud innata que tienen todos de valorar lo pequeño, de quedarse con lo bueno, de compartir, de arriesgar y de ponerle amor a lo todo que hacen. Si no los hubiera encontrado en mi camino, hoy probablemente seguiría perdido intentando encontrar sentido a lo que hago.

¡Larga vida a la pasión, la aventura y la cocina!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Todos los campos son obligatorios

Published by Gipsy Chef

Otros artículos de Gipsy Chef

Sin riesgo, no hay gloria

Por:

Para:

¿Qué sería de mi vida si no hubiera tomado riesgos y caminado, infinidad de veces, sobre la cuerda floja con los ojos vendados? La mía es una vida llena de cambios y retos. Me ha puesto a prueba tanto… y enSeguir leyendo

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,