Un nuevo año, un nuevo daruma

Si algo es común en muchas culturas es el aspecto de renovación y de nuevos propósitos que trae el Año Nuevo. Hoy en día sigue siendo habitual que muchos de nosotros pensemos en nuestros “propósitos de Año Nuevo” e intentemos cumplirlos, con mayor o menor éxito, a medida que pasan los meses.

En Japón el Año Nuevo es visto como un auténtico período de renovación y es por ello que los japoneses deben renovar no sólo sus propósitos y objetivos del año sino también sus amuletos de la fortuna. Durante los primeros días del año, los japoneses visitan sus santuarios y templos preferidos para entregar y quemar los amuletos que les protegieron en el año que se deja atrás y comprar amuletos nuevos para el año que entra. Y en cuanto a los propósitos, Año Nuevo es el momento ideal para comprar un muñeco daruma en alguno de los múltiples mercadillos Daruma-Ichique se celebran por todo Japón.

daruma-2

El daruma es un muñeco que nos ayuda y motiva a conseguir un propósito concreto. El propósito, más que un deseo, debería ser algo que podamos conseguir con trabajo, dedicación y esfuerzo. La filosofía detrás del muñeco darumaes que uno puede conseguir el éxito con determinación y perseverancia, cualidades muy japonesas sin duda alguna.

Cuando hayamos decidido nuestro propósito, debemos pintarle uno de los ojos al daruma. Así, al verle cada día con un ojo pintado y otro sin pintar, nos recordará que tenemos que motivarnos y trabajar para conseguir ese objetivo concreto que nos hemos fijado. Finalmente, cuando hayamos conseguido nuestro objetivo, debemos pintarle el otro ojo, como muestra de nuestro éxito. En Año Nuevo, y una vez una vez cumplida su función, es común ver a muchos japoneses renovar sus daruma. Para ello, acuden al templo budista donde queman sus antiguos daruma en una ceremonia especial y compran nuevos daruma para el nuevo año.

 

daruma-3

 

Etiquetas

Mostrar comentarios

Un comentario

    Juan outback :

    Tengo entendido que la función de pintar el ultimo ojo al amuleto es para dejarle ciego del todo para poder meditar mejor y como muestra de agradecimiento al cumplir nuestros propositos

Los comentarios están cerrados.